TURQUESA

PROPIEDADES ENERGÉTICAS

TURQUESA
Nombres populares: Fayruz (árabe, “Piedra de la Suerte”), Piedra de Turquía, Piedra Turca, Thyites (griego antiguo), Piedra de Venus, Talismán del Jinete.
Energía : Receptiva.
Planetas: Venus, Neptuno.
Elemento: Tierra.
Deidades: Hator, el Gran Espíritu (dios indio americano).
Metal asociado : Oro.
Poderes: Protección, coraje, dinero, amor, amistad, curación, suerte.

Usos mágicos: Es una piedra protectora. Los navajos tienen esculturas de caballos y ovejas hechas sobre turquesa que, según su tradición, son poderosos guardianes contra la magia negativa. Se usa un anillo de turquesa para protegerse del mal de ojo, la enfermedad, las serpientes, el veneno, la violencia y los accidentes, y cualquier otro peligro. Cuando se usa, estimula el coraje. Los jinetes las usan para protegerse de las caídas. Para esto, las engarzan en oro. Colocan un segundo trozo pequeño en las riendas o monturas, para proteger al caballo. Es un valioso amuleto para los viajeros, en especial cuando se aventuran
en lugares políticamente volátiles o peligrosos. Un antiguo ritual usaba la turquesa, para obtener riquezas. Lleve a cabo este rito unos días después de la Luna Nueva cuando la Creciente comienza a verse en el cielo. Evite mirar la Luna hasta el
momento adecuado. Sostenga una turquesa en la mano. Visualice su necesidad mágica —el dinero— manifestándose en su vida. Salga y mire la Luna. Luego, dirija enseguida sus ojos hacia la piedra. La magia ha comenzado. Llévela consigo, hasta que el dinero le llegue. También se usa en conjuros para atraer dinero, como por ejemplo, en el que se colocan círculos o collares de turquesa alrededor de velas verdes y se visualiza la riqueza. Si se entrega como regalo, concede riquezas y felicidad a quien la recibe. La piedra también se utiliza en la magia amorosa; se lleva, se usa o se entrega a la persona amada. Muchas veces se usa para estimular la armonía conyugal, pues asegura que las dos personas involucradas se fusionen entre sí. Algunas fuentes dicen, que si el amor se desvanece en el que recibió la piedra, el color de la piedra también se desvanecerá. Usela para atraer nuevas amistades, para estar alegre y sereno, y para aumentar la belleza. También es una piedra curativa. Fortalece los ojos, alivia fiebres y reduce jaquecas. Cuando se presiona contra la parte enferma del cuerpo, se visualiza la enfermedad entrando en la piedra. Para recibir sus energías curativas, se bebe el agua en que se ha sumergido una turquesa.
Los anillos y pendientes de turquesa, se usan para estimular y proteger la salud; velas azules rodeadas de turquesas se visualizan acelerando el proceso de curación. Se dice que la piedra previene las migrañas cuando se usa. Como todas las piedras azules, la turquesa es de buen augurio y se usa para atraer la buena fortuna.